sábado, 17 de octubre de 2020

UN ATARDECER

 



Graznan las gaviotas

picoteando la arena

llegan hasta las barcas las rodean

y vuelan

solo unos metros

cuatro cinco quizás

allá hacia donde corren las últimas siluetas

menudas

arrojándose lluvias de risas

Gaviotas y niños

y un sol dorado

redondo

hipnótico

meciéndose en tu espalda.









jueves, 13 de febrero de 2020

MÁGICA RADIO






Hoy, 13 de Febrero, se celebra el Día Mundial de la Radio.

Cómo no recordar hoy aquellas noches de estío escuchando las batallas musicales de "Tris, tras, tres", la inconfundible voz del Cifu invitándonos a disfrutar del saxo profundo de Coltrane, aquellos "elefantes que soñaban con la música", o los eternos silencios de un Loco que a orillas del Río Grande de Al-Mutamid cabalgaba entre la poesía, las calles del alma y Pink Floyd.

También me pellizca bien dentro hoy el recuerdo de los días felices de aventurarnos en las ondas desde una, por aquel entonces, recién parida emisora local. Con mis amigos-hermanos Paulino e Isidro, allá por finales de los 80, pusimos en pié "Callaos Jazz" y "El cristal ¡oh, Paco!", con la música y la literatura siempre presentes.

La radio como vehículo necesario de conocimiento mutuo y aprendizaje. La radio como amiga poderosa.

Desde aquellos años en que las familias se arremolinaban alrededor de enormes aparatos llenos de válvulas hasta estos en que todo nuestro entorno está repleto de dispositivos que nos permiten acceder a "las ondas" desde cualquier lugar, la radio nos ha traído la actualidad, la música, la pasión, la diversidad, la felicidad, la nostalgia, el terror, el gozo desmesurado, las sonrisas, el llanto, la libertad, la cultura, la ciencia... Porque la radio esconde en su interior todo un universo, maravilloso e intenso, de emociones y verdades.

Mi recuerdo y profundo agradecimiento para todos los que día a día la hacen posible.

Feliz Día Mundial de la Radio.

Foto tomada prestada de internet.






viernes, 31 de mayo de 2019

LA CABRA, LA CABRA...






Foto tomada de internet. Autor desconocido.



La cabra, la cabra… ¡la madre que la parió! Me vais a perdonar pero es que a mí eso de la música militar, como cantaba Brassens, nunca me supo levantar.

Andalucía es tierra de paz, por mucho que a algunos se les inflamen las venas del cuello jaleando cabras o piolines (el caso es sacar de paseo a los animales). Y la verdad es que otro gallo nos cantaría si dedicaran el mismo empeño en preocuparse de las condiciones de los colegios de sus hijos, o de la falta de personal de atención primaria en los centros de salud, o de las deficiencias en la aplicación de la Ley de Dependencia… pero como estas cosas no tiran bombas, pues parecen no interesar al respetable.

Digo que Andalucía es tierra de paz. Y Sevilla es, tal y como nos recuerdan de forma tozuda las estadísticas, tierra de barrios pobres y abandonados por las distintas administraciones, por todas, esas mismas administraciones que esta semana están enterrando un pastizal en el pozo ciego de las máquinas de matar en vez de usar esos dineros, nuestros dineros, en mejorar la vida de la gente. Gastos militares para escuelas y hospitales, que nunca pararemos de gritarlo bien alto en las calles.

Hay en la ciudad quien ya está salivando como perros de Pávlov (¿más animales por aquí? mmmmmm…) con las noticias de submarinos en el Guadalquivir, aviones supersónicos o tanques en la Palmera. A propósito, que si se trata de colapsar la Palmera, prefiero cuando Don Manué la “acolapsaba” con fieles de las trece barras. “¡Fijarse bien!”

El palco en el que nos costará una fortuna la hora de trabajo (risas) del ciudadano Felipe lo han colocado frente al teatro donde, en unos días, se estrenará “Andrea Chénier”, la ópera de Giordano que nos hace viajar a tiempos de una Revolución de cabezas con pelucas y pelucas sin cabeza. ¿Será una premonición? ¿Hasta dónde tentarán la suerte? Libertad, Igualdad y Fraternidad canta el coro… y ninguna de las tres rima con Guerra, que es lo que han venido éstos aquí a celebrar en definitiva.

¿Y la cabra? La pobre es la que menos culpa tiene y a la que harán todos los memes. Pero si tengo que elegir cabra, me quedo con la que, al igual que sus dueños, hace equilibrios para sobrevivir a tanto despropósito.









sábado, 18 de mayo de 2019

MEMORIA DE UN TEATRO EN LA MEMORIA






Foto de Noelia Martín para La Voz de Alcalá.




Llegué al Cristóbal de Monroy en el año 78. Eran tiempos social y políticamente convulsos en los que, como reflejo de todo lo que se vivía en las calles, las aulas replicaban ansias de búsqueda, de libertad, de emoción, de compromiso. Allí, tuve la fortuna de encontrar un grupo de docentes profundamente comprometidos y que daban voz y espacio a esos aires nuevos que respirábamos. También a un buen número de alumnos, de compañeras y compañeros, decididos a aprenderse (y a autoafirmarse) saltando por encima de corsés y ripios grises.

Mientras las aulas se llenaban de debates y de actividades culturales diversas (certámenes de poesía o pintura, edición de revistas, cine, música…), el Salón de Actos se erigía en epicentro del futuro que estábamos buscando. Así, al calor de su escenario, surgieron iniciativas teatrales que nos acercaron desde la poesía social hasta los lenguajes escénicos de vanguardia (¡cómo olvidar aquella visita-charla de Lindsay Kemp!), pasando por el desempolvado de autores capitales prohibidos por la censura hasta hacía apenas unos años antes o por iniciativas renovadoras de la educación a través de programas de formación teatral e investigación escénica.

Eran unos años en que tomar partido era más que necesario y desde aquellas tablas señalábamos (a veces de forma consciente, otras no o no tanto) las miserias y la tristeza de un régimen –en su más amplia acepción- que se negaba a desaparecer. Y, a tenor de sus respuestas, bien supimos que el camino era el correcto.

Este año de 2019 se celebran las bodas de oro del alcalareño I.E.S. Cristóbal de Monroy. Como escribía recientemente Vicente Pérez, actual profesor del centro y antiguo alumno del mismo, algo que “nunca ha sido lo bastante ponderada es la importancia del Centro como inductor del desarrollo cultural en la Alcalá de los años 70-80 del pasado siglo, fundamentalmente a través de la intensa actividad generada alrededor de su Salón de Actos”. Estas celebraciones han ido recorriendo, pues, diversos aspectos del medio siglo vivido por el Centro, pero, quizás contagiados por la profunda revisión que el propio Salón de Actos sufrió en su fisonomía hasta volverlo “otra cosa”, aquellos años de libertad y creación estaban quedando olvidados, precisamente cuando más sentido tenía refrescar todo lo que se generó entre aquellas paredes.

Es aquí, por tanto, donde reside la importancia de esta iniciativa, “Un teatro en la memoria”, surgida del interés investigador del profesor Vicente Pérez y que ha encontrado la colaboración del Centro Cultural San Miguel: recuperar la memoria, no como un simple acto de evocación autocomplaciente, sino como un ejercicio para poner en valor el compromiso vital que nos movió entonces de cara a compartirlo con las nuevas generaciones. Y en este marco, dos actividades principales: una, un hermoso documental que dibuja la historia de aquellos años de transgresión y aprendizaje colectivo; y otra, dos mesas de debate (una de ellas en el propio Salón de Actos y dedicada a los actuales alumnos) donde algunos de los que fuimos partícipes directos de todo aquello intentamos desgranar cómo fue el camino, por qué fue necesario o por qué de su vigencia.

Hoy, como ayer, la vida en los centros educativos nos devuelve la imagen del exterior como un espejo: el sueño de una democracia que no lo es, el acomodo servil del liberalismo, la ilusión de unas metas conseguidas que a la postre resultaron ser migajas, la competitividad frente a la mano compañera, y todo como reflejo del adocenamiento general en que vamos navegando, como su causa y también como su efecto en un bucle infinito. Por eso, cuando todo nos lleva a un atrás entre conformista y suicida, cobran relevancia iniciativas como esta de recuperar, para compartir, las voces que un día se ilusionaron.

Como nos recordaba David Fernández en una de estas charlas, es necesario no conformarse con los ritmos que nos imponen los programas educativos y hacerlos saltar por los aires como señal inequívoca de que estamos vivos. Es necesario aprender de los que fueron, de los que fuimos, para aprender a ser los que seremos. Porque estamos vivos, porque seguimos vivos. Siempre.

Gracias, amigos Vicente, David y Lara, por propiciar estas jornadas que, más allá del emotivo reencuentro, nos han dado la oportunidad de revisitarnos y seguir aprendiéndonos como personas.


























martes, 23 de abril de 2019

SEMANA SANTA A PIE DE MÓVIL






Una pequeña colección de miradas curiosas al universo de sensaciones que encierran estas fiestas. Fotos tomadas con el móvil durante la Semana Santa de 2019 en Sevilla y Alcalá de Guadaíra.