sábado, 25 de abril de 2015

SOBRE LA CENTRALIDAD Y EL TABLERO.





Nunca me resultó muy claro ese discurso de la “centralidad del tablero”, la verdad. Recientemente, el compañero Pablo ha tenido que salir al paso de comentarios y acontecimientos para intentar definir y reconducir esa idea suya del espacio político que Podemos debe ocupar y cómo ocuparlo, y me temo que esto ha debido ser así por la propia indefinición de ese concepto del que han querido imbuir a la dirección política del proyecto desde sus inicios y a los terrenos que esto nos estaba llevando.

En su blog “Otra vuelta de Tuerka”, nos habla de dos aspectos principales. Por un lado, hace hincapié (como si acaso hiciera falta) en el largo camino que separa a Podemos del partido de Albert Rivera, Ciudadanos, para evidenciar que cuando se habla de centralidad no estamos hablando de centro político. Por otro lado, equipara el espacio de debate político, el “tablero”, con los temas de debate en sí mismos y no con el propio espacio de discusión y generación de discursos.

Decía que nunca me resultó claro el concepto, y no porque confundiera “centralidad”. Aunque, ya puestos, y siguiendo el símil geométrico, podría decir que yo soy más partidario de “abrir el campo hasta muy pegado a las bandas”, que sólo ensanchando bien el campo se puede dominar al equipo contrario. Así juegan y ganan los equipos grandes, haciéndose dueños de todo el terreno. Los que no tienen más o mejores mimbres se tienen que conformar con apretar los dientes en el centro del campo para contener al contrario y confiar en cogerlo en un contragolpe, siempre más o menos previsible.

Pero lo que no me acaba de cuadrar es, precisamente, la otra parte del axioma, aquella que se refiere al “tablero”. Y no me cuadra porque, en el fondo, desvincular ese concepto de su significado y referente espacial supone asumir el tablero actual como terreno de juego válido, lo que implica, por tanto, asumir un espacio que se ha demostrado ya obsoleto. No basta con querer traer nuevas formas, hay que voltearlo todo. No basta con ocupar ningún espacio, hay que reemplazar ese espacio por otro nuevo y limpio. Patear el tablero no es hablar de otras cosas, es, fundamentalmente, hablar desde otros lugares.

En este sentido, respetar el tablero antiguo como imagen del sustento de toda la partida es lo que, creo, mayores problemas de entendimiento interno nos ha generado. Esa idea ha impedido transmitir la necesidad de una regeneración política de fondo donde no sólo importan los debates y las luchas sino también el espacio donde se llevan a cabo. Dar por bueno el tablero existente nos ha empujado, en cierta forma, a una particular endogamia Circular, donde hemos perdido, en muchos casos, la principal perspectiva de la que partíamos: las calles y las plazas, las gentes, los espacios vivos. Es, en definitiva, el origen de esa disputa interna entre los que apuestan por máquinas electorales de salón y los que siguen apostando por la pelea a pie de calle y desde abajo.

Habrá quien hable de la necesidad de entrar en esos terrenos viejos para poder cambiarlos. Y no digo que no les falte razón. De hecho, ese supuso el impulso primero para plantear la estrategia de cambio a través de un partido político. Pero el error ha surgido cuando hemos olvidado que el terreno de juego es y debe ser mucho más grande, que al cambio no le podemos poner vallas, y que las cercas que haya están para saltarlas. Hay que recuperar la idea de un tablero nuevo que exceda los límites del viejo y que lo incluya, que lo absorba, un espacio de lucha y debate políticos que vaya más allá de los espacios institucionales, de las máquinas orgánicas y de las estrategias electorales, un espacio ciudadano realmente abierto a la ciudadanía donde recoger la multiplicidad de sus voces en vez de encorsetarlas con esquemas milimétricos. Difícilmente podremos cambiar la historia desde dentro si no generamos ilusión desde fuera, difícilmente podremos hablar de empoderamiento si perdemos los territorios realmente propicios para ello.

Volver a las calles y plazas de nuestros pueblos y ciudades es tarea urgente. Como lo es patear el viejo tablero y poner sobre la mesa uno nuevo lleno de ideas, de voces, de caminos y de manos. Y es urgente entender que sin ese tablero nuevo de nada servirá el discurso de la centralidad, el de la superación de los esquemas ideológicos de viejo cuño, el de la transversalidad, porque acabaremos siendo engullidos por un sistema mucho más cómodo en esos terrenos de juego. Llevemos la partida a donde el contrario desconozca el firme, a donde nosotros mejor sabemos movernos. Recuperemos e impongamos primero, pues, nuestro nuevo tablero como único camino posible hacia un cambio verdadero. Y luego ya veremos si la estrategia es abrir o no el campo hasta las bandas.






sábado, 2 de agosto de 2014

EPÍLOGO A UNA EMOTIVA VELADA






La percepción que tenemos del paso del tiempo es, cuando menos, extraña, y suele ocurrir que la distancia se nos aparece a veces más próxima y real que aquello que hicimos apenas unos días antes.

A principios de Agosto del año 1984, con apenas la veintena recién cumplida, cargados de ganas de dejarse llevar por la aventura y con poco más que un colchón de gomaespuma que ocupaba todo el maletero del coche, tres amigos se hicieron a la carretera para cruzar la Península de Sur a Norte y vuelta al Sur en un viaje que, con las tierras gallegas como excusa, acabó resultando una hilarante e intensa experiencia.

Ayer, con los 50 ya cumplidos, Paulino, Lauro y yo nos volvimos a reunir para celebrarlo, que treinta años no son poco y bien lo merecían.

Nos hablamos de aquel iniciático viaje que significó tanto y que nos abrió la puerta a un sinfín de viajes más porque ya entonces entendimos que esa de descubrir lugares y personas era la mejor forma para conocernos. Juntos, repasamos la memoria, la individual y la colectiva, aquella irreverente locura que trazamos treinta años atrás. Vimos fotos de aquellos días, leímos el diario que hicimos y hasta lloramos de la risa al recordar ciertos momentos.

Entrañable velada (en la que también nos acompañó Olga) que dibujó lo que fuimos y lo que somos, y que, treinta años después, como si fuera ayer mismo, nos devolvió a esos caminos que tantas veces recorrimos.

Gracias, en fin, amigos, por tantas cosas, por tanto tiempo, por tanta vida.





martes, 3 de junio de 2014

#NOSERASREY

Asistimos estos días a toda una batería de comentarios y soflamas en favor de la continuidad de la monarquía en este país.
De entre todas ellas, la más falaz quizás sea la que se sustenta en la paleolítica prueba del nueve del referéndum del 78, aquel por el que se ratificó el texto de la actual Constitución española.

Pero parece que quien esgrime dichos planteamientos pasa por alto, si no olvida directamente, un par de detalles de interés.

El primero, de importancia, es que Juan Carlos fue nombrado rey bastante antes, justo a finales de noviembre de 1975, apenas unos días después de la muerte de su generalísimo mentor y valedor, y por la única voluntad de este último.

En segundo lugar, y no de menor importancia, es que se obvia toda la carga social y política que rodeó aquel referéndum. No creo necesario recordar de la caverna que se salía en aquellos años y lo que suponía, para los que la padecieron, aquel primer gran paso por recuperar la dignidad y la normalidad democráticas, máxime ante el peligro real de que todo se desvaneciera como un sueño.

Pero resulta cuando menos disonante intentar mantener en pleno siglo XXI una estructura medieval como la monárquica. En una sociedad de hombres y mujeres libres, de igualdad, de futuro, no es de recibo enrocarse en una relación de vasallaje. Como tampoco lo es el menosprecio que supone hacia la mujer esa aplicación extemporánea que se quiere hacer ahora de la Ley Sálica, o que alguien herede el poder como quien hereda el anillo de sus mayores y sin más intercesión que la de la paloma del ínclito Rouco.

Cuarenta años después (otra vez cuarenta años), sentimos que hemos crecido como sociedad y como ciudadanos. Y hemos aprendido mucho durante el trayecto, sin duda.

Una de las cosas principales que hemos aprendido es que queremos que se nos respete, y el régimen del 78, ese que vemos hacer aguas, ese régimen de partidos y sindicatos trucados y vendidos al mejor postor, nos ha perdido el respeto definitivamente. Y la Casa Real también forma parte de ese régimen.  Y también nos ha perdido el respeto.

Va siendo hora ya, pues, de exigir que como ciudadanos se nos respete y se nos pida opinión en cuanta ocasión de importancia lo requiera.  ¡Qué mejor muestra de madurez democrática que la de dejar opinar al pueblo, pero de opinar con garantías! Imponer no es democracia, por mucho que lo revistan algunos de sumas parlamentarias suficientes, sobre todo si lo que esas sumas buscan es la perpetuidad de la especie.

Los "padres de la patria" se llenan la boca con que nuestra democracia se ha hecho mayor. Pues aplíquense y permitan en serio y de una vez en este pais la democracia. Dejen a un lado sus bolsillos y permitan que esta ciudadanía, adulta y libre, decida el modelo representativo que prefiere, sin engaños ni miedos ni cartas marcadas como en el 78.

Porque somos ciudadanos adultos, no súbditos, y es nuestro deber exigir que así sea.




jueves, 27 de marzo de 2014

EN EL DIA MUNDIAL DEL TEATRO

 
 
 
 
 
Mi primer contacto directo con un escenario fue allá por el año 1982. Era estudiante de bachillerato y tuve la inmensa suerte de encontrarme en un centro donde se vivía un intenso ambiente cultural. Allí, de la mano de dos queridos y enormes profesores, Carmen y Alberto, tuve la oportunidad de adentrarme en un espacio de magia donde la libertad y la creación eran la verdadera razón de ser, esa palanca con la que mover el mundo hasta ponerlo del revés.
 
Como dice el tópico, una vez que se respira el aire de un escenario, el veneno se te mete dentro y ya no hay quien te lo saque. ¡Bendito veneno! digo yo. Y hoy, más de 30 años después, aquí estoy, envenenao perdío y eternamente agradecido a esos dos amigos que me pusieron en el camino de este maravilloso oficio con el que me gano el pan y del que disfruto como si fuera siempre el primer día.
 
Como profesional, el Teatro me ha dado mucho, alegrías pero también zozobras, compañerismo y una vida llena de hermosos momentos y recuerdos, sentirme partícipe directo de la magia.
 
Porque el Teatro es, sobre todo, magia. No hay nada comparable a la sensación de sentarte en la platea y dejarte engullir por esa marea infinita que arrastra el telón cuando se levanta. Sentir vivas las palabras, vivirlas y empaparte de vida nueva. El Teatro me enseñó el goce, el llanto, la risa, la ilusión, la disidencia, la crítica, el dolor, la pasión, la imaginación, lo humano.
 
Vayan al teatro. Vívanlo. Y compártanlo con los suyos, enseñen a sus hijos a amarlo, muéstrenles el dulce camino de la magia porque, estoy seguro de ello, será un buen punto de partida para hacerlos crecer como Personas.
 
 
                                                                                 
                                                                                 
 
 
 
 


miércoles, 26 de febrero de 2014

ADIOS, MAESTRO.

 
 
 
 
 
Le falló el corazón, su corazón grande de gigante. Sus manos ya vuelan para siempre, y esa mirada que encerraba tantas cosas. Renovó, reinventó y puso del revés sin perder nunca de vista la esencia, nos desgarró el alma y supo llevarnos a la catarsis. Maestro, que tu sabiduría nos siga alimentando. Descansa en paz.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


sábado, 31 de agosto de 2013

UNOS PASOS APENAS






Unos pasos apenas
diez quince quizás veinte pasos sólo
no más
y sucumbir al silencio
vértigo irreal
al labio helado de la cima
Frente a mí te tengo
me hablas
ya no sé si das miedo o rabia
pero te miro a los ojos y hundo mis manos
en los bolsillos
en ellos guardo días hermosos
playas blancas e infinitas
sueños


Tu perfil de diosa habrá de esperar aún.
 
 
 
 

sábado, 18 de mayo de 2013

MUSICAS PRESTADAS (10)

 
 
 
 
En el aniversario del nacimiento de Erik Satie.
 
3 Gymnopedies
piano, Aldo Ciccolini
 
Video de Rene Clair
"Entr'acte" (1924)